Afectaciones de fumar en el embarazo

Los hábitos de vida juegan un papel fundamental en el desarrollo del futuro bebé. De hecho, el primer fumador pasivo de una madre fumadora es su propio hijo.

Los hábitos de vida juegan un papel fundamental en el desarrollo del futuro bebé. De hecho, el primer fumador pasivo de una madre fumadora es su propio hijo. Fumar en el embarazo resulta grave para ambas partes lo que es sinónimo a un embarazo cero saludable.

Está demostrado que el avance del tabaquismo afecta cada vez más a las mujeres. Incluso, dado que muchas comienzan a fumar desde muy jóvenes, llegan al embarazo con un grado de adicción a la nicotina tan alto que durante la gestación no les resulta fácil dejar el cigarrillo. Además, las estadísticas indican que durante el embarazo una de cada diez mujeres sigue fumando.

El bebé afectado por fumar en el embarazo

Durante la gestación, cada vez que la futura mamá enciende un cigarrillo, el feto recibe monóxido de carbono y sustancias tóxicas. Entre las consecuencias del tabaquismo en el embarazo se destacan las siguientes:

  • Embarazo ectópico
  • Aborto espontáneo
  • Ruptura prematura de membranas
  • Desprendimiento placentario
  • Placenta previa
  • Parto prematuro

Nunca es tarde para dejar de fumar en el embarazo

Dejar de fumar es lo mejor que puede hacer la embarazada por su salud y la de su hijo. De hecho, se calcula que, en general, el 50% de las mujeres deja el tabaco espontáneamente al enterarse del embarazo. Sin embargo, hay madres que necesitan ayuda profesional para lograrlo.

Si eres una de ellas, no tienes que avergonzarte por precisar apoyo médico. Averigua en tu comunidad si hay grupos o programas de control de tabaco que puedan asesorarte en esta decisión tan importante. Incluso, tu familia tendrá un rol importante en este camino. Si dejas el cigarrillo atrás le darás la bienvenida a una vida nueva y saludable.

Te puede interesar

Dolor de cabeza en el embarazo

Algunas mujeres profundizan sus dolores de cabeza durante el embarazo. Otras, experimentan una mejoría. Cuáles son las causas de estos cambios y cómo actúan las hormonas.

Algunas mujeres profundizan su dolor de cabeza en el embarazo. Otras, experimentan una mejoría. Cuáles son las causas de estos cambios y cómo actúan las hormonas en esta etapa tan importante de tu vida, lo puedes conocer en este artículo. Desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia, las hormonas femeninas influyen en forma decisiva en la vida de la mujer. La concentración de estrógenos y progesterona se modifica cíclicamente e impacta en todos los órganos del cuerpo, en especial en el cerebro y en los vasos sanguíneos, que transportan la sangre al sistema nervioso.

El dolor de cabeza en el embarazo es normal

La caída del nivel de estrógenos es la responsable del sangrado menstrual, lo que permite la renovación del endometrio, para preparar al útero frente a un potencial óvulo fecundado. Sin embargo, los estrógenos no solamente tienen que ver con la reproducción, sino también son potentes moduladores del dolor.

Por esta razón, al cambiar su concentración en el cuerpo aumenta la predisposición de la paciente a sufrir dolores de cabeza. Este mecanismo explica por qué más del 50 por ciento de las mujeres sufren migrañas o jaquecas durante la menstruación.

¿Y en el embarazo?

Un 75% de las mujeres experimentan una franca mejoría de sus dolores de cabeza durante el segundo y tercer trimestre de gestación. Incluso las que tienen migrañas relacionadas con los ciclos menstruales tienen, en esta etapa, probabilidades de que mejore o desaparezca el dolor durante el embarazo. Sin embargo, el restante 25% de las mujeres embarazadas sufren un agravamiento de sus dolores de cabeza en los siguientes aspectos:

  • Frecuencia de aparición
  • Intensidad del dolor

Además, es necesario señalar que aproximadamente 10 de cada 100 mujeres inician sus migrañas con el embarazo, y muchas veces los dolores de cabeza comienzan antes de que la mujer se entere de su nuevo estado.

De hecho, a veces esta molestia se considera un síntoma del embarazo y representa un problema serio si la futura mamá toma medicamentos que están prohibidos en este período, por lo que se recomienda no automedicarse ante la mínima sospecha de estar en la dulce espera.

Te puede interesar