33 semanas de embarazo: Planes para el nacimiento

Es un buen momento para empezar a informarse acerca de todo lo referido al parto para tomar decisiones conscientes y responsables sobre el nacimiento de tu bebé.

Llegadas las 33 semanas de embarazo es  buen momento para empezar a informarse acerca de todo lo referido al parto para tomar decisiones conscientes y responsables sobre el nacimiento de tu bebé.

Recuerda que son decisiones importantes a tomar con calma, con tiempo pero deja abiertas las opciones ya que el momento del parto con todos sus síntomas puede hacer que cambies de opinión. Piensa sobre lo que quieres en cuanto a calmantes, donde quieres te practiquen el parto, si quieres que te acompañe alguien en la sala de parto, etc.

Todo sobre el parto en la 33 semanas de embarazo:

Si tu parto es natural puedes elegir que se te practique con anestesia o sin ella. Las anestesias evitan el sufrimiento en el parto.

La epidural o peridural es un anestésico local que te permite tener un parto sin dolor. Constituye una técnica cuyo objetivo es suprimir el dolor abdominal y pélvico a la hora del parto. A su vez la mamá está completamente consciente y vive con intensidad el nacimiento de su bebé. Además, la anestesia epidural permite una mejor dilatación del cuello uterino, disminuyendo la intensidad de las contracciones, relajando el músculo del útero. Además, atenúa las probabilidades de partos complicados (distócicos) y los casos de sufrimiento fetal.

Otros calmantes pueden ser practicados en el parto como por ejemplo:

Perineal: es el que se usa para la infiltración previa a la episiotomía

Bloqueo paracervical: consta de dos inyecciones en el cuello del útero

Tu cuerpo en las 33 semanas de embarazo

Trata de seguir con una dieta sana y nutritiva, ten en cuenta que al final del embarazo podrías aumentar casi 500 gramos por semana.

En ocasiones por las alteraciones de las articulaciones y como preparación para el parto aparece dolor en el pubis (el hueso anterior en la pelvis) y en el coxis (la terminación ósea de la columna vertebral, cerca del ano).

En cuanto al ejercicio no lo abandones aunque quizás te sientas más cómoda haciendo ejercicio físico en la piscina o haciendo sólo relajación.

Tu actitud se ve afectada por la cercanía del parto. Te sientes seguramente muy ansiosa y quieres que el tiempo corra velozmente.

Tu bebé en las 33 semanas de embarazo

Tu bebé tiene ahora 40 cm. y pesa unos 2.300g.

La grasa que crece bajo sus tejidos le va cambiando el color de la piel que pasa de rojizo a rosado.

Se está preparando para su vida fuera del útero, guardando reservas de hierro en el hígado.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

Dolor de cabeza en el embarazo

Algunas mujeres profundizan sus dolores de cabeza durante el embarazo. Otras, experimentan una mejoría. Cuáles son las causas de estos cambios y cómo actúan las hormonas.

Algunas mujeres profundizan su dolor de cabeza en el embarazo. Otras, experimentan una mejoría. Cuáles son las causas de estos cambios y cómo actúan las hormonas en esta etapa tan importante de tu vida, lo puedes conocer en este artículo. Desde el inicio de la menstruación hasta la menopausia, las hormonas femeninas influyen en forma decisiva en la vida de la mujer. La concentración de estrógenos y progesterona se modifica cíclicamente e impacta en todos los órganos del cuerpo, en especial en el cerebro y en los vasos sanguíneos, que transportan la sangre al sistema nervioso.

El dolor de cabeza en el embarazo es normal

La caída del nivel de estrógenos es la responsable del sangrado menstrual, lo que permite la renovación del endometrio, para preparar al útero frente a un potencial óvulo fecundado. Sin embargo, los estrógenos no solamente tienen que ver con la reproducción, sino también son potentes moduladores del dolor.

Por esta razón, al cambiar su concentración en el cuerpo aumenta la predisposición de la paciente a sufrir dolores de cabeza. Este mecanismo explica por qué más del 50 por ciento de las mujeres sufren migrañas o jaquecas durante la menstruación.

¿Y en el embarazo?

Un 75% de las mujeres experimentan una franca mejoría de sus dolores de cabeza durante el segundo y tercer trimestre de gestación. Incluso las que tienen migrañas relacionadas con los ciclos menstruales tienen, en esta etapa, probabilidades de que mejore o desaparezca el dolor durante el embarazo. Sin embargo, el restante 25% de las mujeres embarazadas sufren un agravamiento de sus dolores de cabeza en los siguientes aspectos:

  • Frecuencia de aparición
  • Intensidad del dolor

Además, es necesario señalar que aproximadamente 10 de cada 100 mujeres inician sus migrañas con el embarazo, y muchas veces los dolores de cabeza comienzan antes de que la mujer se entere de su nuevo estado.

De hecho, a veces esta molestia se considera un síntoma del embarazo y representa un problema serio si la futura mamá toma medicamentos que están prohibidos en este período, por lo que se recomienda no automedicarse ante la mínima sospecha de estar en la dulce espera.

Te puede interesar