La habitación del bebé

Pasaron los primeros meses de vida y decidieron que es hora de que el bebé tenga su propia habitación. Todo lo que tienen que tener en cuenta para que la decoración

La habitación de los niños es un espacio personal y allí pasarán varias horas al día.

La posibilidad de darle a tu bebé su propio dormitorio tiene dos ventajas principales:

  • Favorece la independencia del niño
  • Los padres recuperan su espacio.

Sin embargo, entre tantas opciones que hay para decorar espacios infantiles no debemos dejar de lado que la habitación será básicamente un lugar de descanso.

Por esta razón, lo ideal es que este ambiente sea:

  • Cálido
  • Estimulante
  • Seguro
  • Agradable
  • Funcional

Sobre los colores

La decoración y los colores influyen directamente en el sueño de los niños. Una mala elección puede derivar en pesadillas nocturnas, sobre todo entre los dos y los cinco años de edad. Lo mejor, entonces, es optar por tonos pasteles.

Sobre la iluminación

Se recomienda utilizar una iluminación indirecta y suave para que ayude a conciliar el sueño del bebé y que, a su vez, no altere al pequeño cuando se despierte o requiera atención durante la noche. Un punto importante en la elección de los artefactos de luz es la seguridad.

No está indicado el uso de las lámparas de pie ya que se transforman en puntos de sujeción para los primeros pasos de los bebés. En caso de usar veladores, deben estar lejos del alcance de los niños y con el cable oculto. Hay que prever que las lámparas fijas, tanto de los apliques de pared como las colgantes del techo, no puedan ser alcanzadas si el niño se pone de pie tanto en la cama o sobre una silla.

Sobre los muebles infantiles

Es bueno contar con un sillón o mecedora para los primeros meses, ya sea para descansar, dormir o alimentar al bebé.

Con respecto a la cuna, cuando el bebé ya tenga un año de edad no olviden controlar la altura de los barrotes, ya que, si le llega al abdomen, el niño podría caerse.

Rincón de juego

Para cuando crezcan, dentro del dormitorio infantil se puede destinar un espacio para el juego. Lo recomendable es que los juguetes no invadan toda la habitación.

Te puede interesar

Consejos para acompañar a tu bebé en esta etapa

Tu amor y tu apoyo son los pilares fundamentales para tu bebé y su crecimiento. Y cuando está dejando los pañales también te necesita. Aquí te dejamos algunas recomendaciones…

¿Tu bebé da señales de querer dejar los pañales? Estas son algunas recomendaciones para que juntos puedan lograrlo.

Es recomendable que coloques un orinal en el suelo en vez de subir al bebé al inodoro porque le puede dar miedo caerse. También puedes usar un asiento para inodoro y un banquito o algo para que tu bebé apoye los pies.

Otra opción es empezar esta etapa de enseñanza utilizando ropa interior de entrenamiento, también conocida como pull-ups o calzoncillos de aprendizaje. A la mayoría de los bebés les gusta sentir que ya son grandes y si les pones algo parecido a un calzoncillo o calzoncitos sentirán que ya lo son.

Si tu bebé tiene un accidente mientras utiliza la ropa interior de entrenamiento, no lo retes. Es bueno que seas paciente y mantengas la calma.

Es recomendable que esperes a que tu bebé te avise cuando tenga ganas de hacer pipí o caca. O bien, habla con él para que te diga en el momento que quiere sentarse en la bacinilla o en el inodoro.

Si pasan más de cinco minutos y tu bebé no hace ni popó ni orina, levántalo y no lo retes, es preferible decirle que más tarde lo pueden volver a intentar, alentándolo a que te avise. Dale sonrisas, aplausos y elogios.
Con seguridad habrá ocasiones en que lo dejes en el inodoro y no haga, pero después de que le pongas el pañal hace popó o pis. Es común que eso suceda porque se siente más seguro y más cómodo con el pañal ya es que un objeto conocido. Recuerda que a tu hijo se lo tiene que preparar psicológicamente de a poco.

¿Qué pasa si tu bebé no quiere hacer popó en el inodoro o en la bacinilla, pero sí orinar? Ponle el pañal para defecar y dile que comprendes que no quiera hacerlo en el inodoro, pero trata de convencerlo con juegos y sin presiones. Es muy bueno que lo alientes porque no sirve de nada tratar de acelerar el proceso. Lo mejor es que lo hagas que sentirse seguro.

Tu bebé también se puede acostumbrar a estar sin pañales si lo sientas en el inodoro o en la bacinilla: primero con ropita y después quitándole el pañal. En ese momento él probablemente quiera jugar, así que trata de no retarlo porque es natural. Esto lo puedes hacer siempre y cuando el baño esté limpio y desinfectado.

Es recomendable que busques que tu bebé vaya al baño con sus hermanos o con su papá para que vea y aprenda. Si es nena, que vaya contigo o con sus hermanas. A los niños pequeños siempre les gusta imitar a sus papás y a los adultos en general.

Una vez que haya aprendido poco a poco a ir solito al baño, es muy importante que le enseñes la importancia de lavarse las manos al terminar.

Te puede interesar