Los primeros zapatos

Es muy emocionante el momento en que decides comprar los primeros zapatos para tu bebé. pero ¿cuándo es el momento adecuado para que empiecen a usarlos y cuál es el

Es muy emocionante el momento en que decides comprar los primeros zapatos para tu bebé. pero ¿cuándo es el momento adecuado para que empiecen a usarlos y cuál es el tipo adecuado? Y a medida que crecen ¿cuáles son los problemas potenciales que pueden haber?

A continuación, respondemos a tus preguntas más frecuentes.

¿A qué edad deberían empezar a usar zapatos?

En realidad, no es una cuestión relacionada con la edad. Tu bebé no necesitará zapatos hasta que empiece a caminar, antes de eso, solo debe llevar zapatos suaves o calcetines ya que cualquier otra cosa puede restringir el desarrollo de sus pies.

Recuerda que sus pequeños pies tienen mucho por hacer y que cualquier daño en la etapa temprana durará toda la vida. El crecimiento de los pies no se detiene hasta alrededor de los dieciocho años de edad. Por lo tanto, elije con cuidado y evita los zapatos que comprimen sus pies.

¿Qué tipo de zapatos debo elegir?

Según Mininder S. Kocher, MD, Director Asociado de la División de Medicina Deportiva de la Unidad de Investigación de Eficacia Clínica: "Caminar descalzo es mejor para los bebés y niños pequeños. Cuando no pueden estar mucho tiempo descalzos o no es el deseo de los padres, el calzado debe ser ligero, delgado y flexible. Un zapato espacioso que permita el movimiento y la comodidad de los dedos de los pies es esencial para permitir el desarrollo normal del antepié y para evitar deformidades asociadas al hacinamiento. La transpirabilidad es importante, tanto en términos de comodidad como para desarrollo del pie.

Asegúrate de que tu pequeño sea asesorado por un experto en calzado infantil para garantizar que el zapato tenga el tamaño más adecuado y se acople de forma correcta a su pie. Un zapato suelto no es mejor para un niño pequeño, solo hará que caminar sea más difícil y caerá más frecuentemente, por eso es que el consejo profesional es tan importante.

También es una buena idea comprar sus zapatos cuando haya descuentos, ya que deberás cambiar los zapatos frecuentemente. Lo mejor que puedes hacer es ir a comprar zapatos cuando tu pequeño esté descansado y tranquilo para asegurar que la experiencia sea lo menos estresante para ellos y para ti.

Tu pequeño va a dar en promedio 176 pasos por minuto, así que asegúrate que los zapatos le permitan hacerlo cómodamente. Las zapatillas deportivas son una buena opción para esta etapa.

¿Qué potenciales problemas debo tener en cuenta?

Si tienes alguna preocupación acerca de los pies de tu bebé, no dudes en consultar con tu médico de cabecera o solicitar una cita con un podólogo. La intervención temprana para identificar y manejar los problemas de los pies es crucial para minimizar los problemas más adelante. Si tu hijo tiene problemas inusuales, problemas evidentes en las uñas de los pies o dolor evidente al caminar, es indispensable que busques consejo médico.

Problemas comunes de los pies:

  • Pies curvos: es cuando los pies apuntan hacia adentro en lugar de apuntar hacia delante cuando se camina, esto puede hacer que tu hijo se tropiece fácilmente. La cuestión contraria es cuando la punta del pie apunta hacia afuera. Estos problemas (ambos casos) tienden a resolverse por sí solos cuando han llegado a la edad adulta. Sin embargo, si el problema persiste, se pueden usar zapatos especiales o soportes para alinear los pies.
  • Pies planos: Todos los bebés parecen tener los pies planos cuando empiezan a caminar, pero en realidad sólo entre el 3 % y el 13 % de los niños tienen pies planos. Esto significa que el arco en el pie está presente, pero desaparece cuando éste se apoya. De acuerdo con la Dra. Angela Evans, del grupo de investigación de podología de la Universidad de Australia del Sur en un artículo reciente de la revista American Podiatric Medical Association dice: "los pies planos asintomáticos que se evalúan como puramente evolutivos no deben tratarse". Esto significa que debes esperar hasta que tu hijo tenga entre dos y tres años de edad para determinar si se requiere de algún tratamiento. Junto con tu médico de cabecera y Podiatra decidirán el manejo de esta condición.
  • Marcha en puntas: esta es una condición común en la que tu hijo camina sobre las puntas de sus pies y por lo general, lo superan después de unos meses. De lo contrario puede ser útil tener una evaluación cuando llegue a los dos años ya que puede indicar la presencia de otros trastornos del desarrollo que necesiten tratamiento.
  • Metatarsus adductus: es donde el antepié está retorcido hacia adentro con respecto al retropié (o talón). Se identifica generalmente al nacer y no suele requerir tratamiento. Generalmente se soluciona con ejercicios de estiramiento. El 15% de los casos no se soluciona con esto por lo que se contemplan otras opciones como zapatos correctivos, férulas y soportes.
  • Cuidar de sus pequeños pies desde el principio asegurará la salud de éstos en el futuro. Hacer esto también hará que puedan caminar y correr libres y felices en caso de que tenga algún problema que pueda detectarse a temprana edad.

Por Sarah Pietrzak

Te puede interesar

Tecnicas de lectura para ninos

  • Comienza a leerle a tu hijo desde el momento en que nace. Nunca es demasiado pronto para animar a tu hijo a desarrollar el amor por la lectura.
  • Léele a tu hijo todos los días. Haz que la lectura se vuelva una parte esperada y agradable de su rutina diaria.
  • ¡Haz la lectura divertida! Si te gusta leer, él también lo disfrutará y aprenderá a asociar la lectura con algo divertido.
  • Elije libros con los que tu hijo pueda identificarse como aquellos que se relacionan con sus experiencias de vida.
  • Crea una conexión personal entre tu hijo y un libro.
  • Haz libros con tu hijo, acerca de él, de su familia, de su escuela, de su vida, entre otros. Esta es una gran manera de fomentar el amor por los libros.
  • Asegúrate de que tu hijo te vea leyendo, ya sean sus libros, el periódico o la caja del cereal, si ven que te gusta leer, también querrán hacerlo.
  • No escojas libros demasiado largos o complicados para su edad y experiencia. Si están cansados y confundidos por la dinámica, no querrán continuar.
  • ·• Lleva a tu hijo a una de las actividades de cuenteros en tu biblioteca más cercana. Estas actividades son a menudo seguidas por actividades artísticas y tu hijo asociará la lectura con diversión.
  • Elogia todo intento de lectura de tu hijo, incluso cuando son pequeños y sólo están "leyendo" de memoria o están cometiendo muchos errores. Cualquier esfuerzo que ellos hagan debe ser elogiado y recompensado.
  • Cómprales libros como regalos o recompensas sorpresa por su buen comportamiento.

Consejos para los padres

  • Lee a tu hijo todos los días.
  • Haz que la lectura en voz alta sea parte de la rutina de tu hijo. A los niños les gustan las rutinas diarias, estas les ayudan a sentirse seguros. Leerle a tu hijo es una muy buena forma de terminar el día y una buna forma de prepararlos para ir dormir.
  • Elije libros con los que tu hijo pueda estar identificado y pueda interactuar, libros de repetición, rimas, historias predecibles o libros con patrones de palabras. Estudios han demostrado que leerles a los niños este tipo de libros mejorará notoriamente la manera en que aprenden.
  • Elije libros apropiados para su edad y con temas que llamen la atención de tu hijo.
  • Utiliza los libros duros y gruesos para los bebés. No se dañarán incluso sí pasan más tiempo en la boca de tu bebé que en sus manos.
  • No trates de enseñarle a tu hijo cuando estés leyendo con él. Haz que la lectura sea divertida y deja que tu hijo te interrumpa, haga preguntas y te cuente la historia si la conoce.
  • Se expresivo cuando leas. Si te emocionas con la lectura, tu hijo también se emocionará.
  • Incluso si tu hijo ya pueda leer solo, sigue leyéndole.
  • Pon sus libros en una estantería baja o en contenedores plásticos que puedan alcanzar y acceder fácilmente.
  • Haz libros con tu hijo. Esto ayuda a fomentar la lectura y es divertido para la familia también. Utiliza fotografías de tu hijo, de tus familiares, mascotas, juguetes u otras cosas que tu hijo reconozca en cada página. También puedes pegar un pedazo de papel, tela u otros elementos con textura que tu niño pueda sentir. Escribe una palabra o dos en letras grandes y claras debajo de las imágenes y júntalo todo con grapas o cintas.

Técnicas para incentivar la lectura

Es más probable que un niño que disfruta de la lectura preste atención, la cual es esencial para el aprendizaje. Estas son algunas técnicas que los padres pueden adoptar para incentivar a que sus hijos disfruten de la lectura.

  • Deja que tu hijo pase las páginas a su propio ritmo. Está bien si él quiere saltarse parte la historia.
  • Las palabras no son tan interesantes para los niños pequeños quienes no siempre las entienden. Puedes hacer la experiencia de lectura más interesante haciendo referencia a las imágenes y estableciendo conexiones con la vida cotidiana de tu hijo. No temas en desviarte un poco de la historia ya que a los niños les encanta cuando se hacen conexiones.
  • La interacción con las historias y la adaptación de las mismas son unas de las cosas más efectivas que un padre puede hacer para incentivar a su hijo a leer y ayuda a que los libros sean más divertidos.
  • En vez de corregir la pronunciación de tu hijo, ayúdale a mejorar su entendimiento. Su lectura mejorará conforme él se familiarice con las palabras y los sonidos.