Vacunas: Reacciones locales y tratamientos

Ocasionalmente, pueden ocurrir reacciones locales a las vacunas que son generalmente suaves y fáciles de tratar. Hemos identificado algunas maneras como puedes ayudarle a tu hijo a manejarlas.

En raras ocasiones, ocurre una reacción más severa, sin embargo, si en algún momento te preocupa la reacción de tu hijo a una vacuna o su estado general de salud, comunícate de inmediato con tu médico o enfermera.    

Reacciones locales adversas por vacunación: 

Hepatitis B: Tensión en el lugar de la inyección, fiebre leve, náuseas, dolor muscular o articular.   Paracetamol (si es necesario), un paño húmedo y fresco aplicado al lugar de la inyección, aumento de líquidos.     

DPT: Fiebre leve: enrojecimiento, dolor e hinchazón en el lugar de la inyección   Paracetamol (si es necesario), un paño húmedo y fresco aplicado al lugar de la inyección, aumento de líquidos.     

Hib: Hinchazón, enrojecimiento y dolor en el lugar de la inyección, fiebre leve.   Paracetamol (si es necesario), un paño húmedo y fresco aplicado al lugar de la inyección, aumento de líquidos.  

Polio (OPV): Dolor de cabeza, dolores musculares, diarrea moderada.   Paracetamol (si es necesario), aumento de líquidos.     

MMR: La reacción ocurre entre 7 y 12 días después de la inmunización. Generalmente malestar general, fiebre leve, erupción leve, glándulas hinchadas   Paracetamol (si es necesario), un paño húmedo y fresco aplicado al lugar de la inyección, aumento de líquidos.     

Meningococo C: Dolor, enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección, fiebre, irritabilidad, falta de apetito y dolores de cabeza.   Paracetamol (si es necesario), un paño húmedo y fresco aplicado al lugar de la inyección, aumento de líquidos.     

Varicela: Dolor localizado, enrojecimiento o hinchazón, fiebre, erupción leve 10 a 21 días después de la vacuna   Paño fresco y húmedo aplicado al lugar de la inyección. Paracetamol (si es necesario) si se produce una reacción retardada. aumento de líquidos.     

IPV: Fiebre, llanto, pérdida del apetito, dolor, enrojecimiento e hinchazón en el lugar de la inyección.   Paracetamol (si es necesario), un paño húmedo y fresco aplicado al lugar de la inyección, aumento de líquidos.     

Neumococo: Dolor, enrojecimiento o hinchazón localizada, fiebre leve, estado somnoliento o irritable.   Paracetamol (si es necesario), un paño húmedo y fresco aplicado al lugar de la inyección, aumento de líquidos.  

Te puede interesar

Cuándo comenzar

El momento de dejar los pañales no depende de ti, sino de tu hijo. Pero ¿cómo darnos cuenta de que es el momento apropiado? ¡No desesperes, tu bebé te va a dar señales!

Cuándo empezar a sacarle los pañales a tu bebé es una de las principales preguntas de los padres. Sin embargo no hay un tiempo exacto para hacerlo porque depende del ritmo de cada bebé. ¿Por qué? Los bebés antes de los 24 meses de nacidos no tienen el control ni de su vejiga, ni de su uretra, ni de su ano y sus intestinos (el llamado control de esfínteres, músculos que abren o cierran las cavidades).

Tampoco están preparados psicológicamente para el cambio. En este período ellos comienzan a conocer su cuerpo y a dar las primeras señales de que no quieren usar más los pañales porque les molesta, porque quieren “ser grandes” y usar el baño, como lo hacen sus papás y los mayores o porque ven a otros bebés que ya no usan pañales. O simplemente porque algún día todos llegamos a este momento. Así que no se trata de cuándo lo decidas tú, sino de cuándo lo decida tu hijo.

Para poder orientarte y darte cuenta de cuándo llega el momento, observa que se produzcan estas señales:

• Que se mantenga toda la noche seco
• Que se mantenga por largo tiempo sin mojarse en el pañal
• Que diga pipí o caca, que se toque la colita, se agache o queje
• Que muestre interés en otros hábitos del baño y en usar calzones o bombacha
• Que le empiece a molestar la orina o el excremento y quiera sacarse el pañal

Te puede interesar