Buscando la guarderia adecuada para tu hijo

Decidir sobre la mejor forma para cuidar de los hijos es una pesadilla para todos los padres. Desde el momento en que los pequeños angelitos entran en nuestras vidas nos preguntamos si estamos haciendo lo correcto, por esto, es necesario elegir la mejor forma para el cuidado de los niños, ya sea porque tenemos que volver al trabajo o simplemente porque necesitamos un descanso. Hemos reunido los diferentes tipos de guardería disponibles en toda Australia y Nueva Zelanda para ayudarte con los primeros pasos.

• ¿Cómo elijo una guardería?

• Consejos para el momento de dejar a tu bebé en la guardería

• ¿Qué opciones tienes?

•Más información para Australia

¿Cómo elijo una guardería?

Debes sentirte cómoda con tu decisión de quien vaya a cuidar a tu hijo. La planificación es la clave de una buena decisión por lo que debes comenzar con suficiente antelación. Muchas guarderías tienen largas listas de espera y seleccionar a una niñera pueden consumir mucho tiempo.

Visitar y hablar con las personas a cargo de los niños será la mejor forma para encontrar el lugar perfecto para tu hijo. Si es posible, trata de ir a las guarderías en horarios diferentes al de tu cita con el fin de ver realmente cómo son las cosas, de igual manera, trata de estar a diferentes horas del día y no tengas miedo de hacer preguntas, recuerda que confiarás tu bebé a estas personas. Por ejemplo, pide que te muestren la comida que les darán a los niños ese día, echa un vistazo a la zona destinada para cambiar los pañales y evalúa su limpieza, pide ver el área donde duermen los bebés y haz preguntas sobre cómo el personal respondería a una situación específica de primeros auxilios o de riesgo.

Aquí te mostramos algunos otros puntos a considerar al momento de pensar sobre las opciones para el cuidado de tu bebé.

• ¿Quieres un cuidado individual para tu bebé?

• ¿Qué tipo de interacciones tendrá mi hijo con la persona que lo cuide?

• ¿Puedo venir sin previo aviso y sentirme bienvenida?

• ¿La persona que esté a cargo de mi hijo tiene las habilidades para cubrir las necesidades individuales de mi hijo?

• ¿Pueden ser flexibles y ofrecer algún cuidado especial en caso de que los normales no funcionen?

• ¿Qué tiempo necesitas para el cuidado de tu bebé?

• ¿El dinero es un factor decisivo?

• ¿Qué habilidades posee la persona que cuidará a tu hijo? Por ejemplo, certificado de primeros auxilios, calificaciones en cuidado de niños, etc.

• ¿Cuál es la política para cuando mi hijo no pueda venir?

• ¿Cuáles son las políticas de salud?

• ¿Qué instalaciones y recursos están disponibles para ayudar al desarrollo social y creativo?

• ¿Qué pasa con el entrenamiento para ir baño?

• ¿Cómo se controlan las normas de seguridad y los estándares profesionales?

Consejos para el momento de dejar a tu bebé en la guardería

Las primeras veces que dejes a tu hijo en la guardería serán traumáticas para ambos. Ten la seguridad de que tu pequeño enfrentará la situación mejor que tú y estará jugando afuera unos minutos después de que te vayas. Aquí te damos algunos consejos para ayudarlos a ambos a llevar esta difícil separación.

• Trata de fijar un momento para visitar la guardería u organizar algunas reuniones con la niñera previas al gran día, esto hará que estés menos asustada.

• Dedica tiempo para averiguar acerca de la rutina que se seguirá en la guardería y poder hablar con tu hijo sobre ello.

• Sé positiva, habla positivo y actúa positivo cuando hables sobre los nuevos cambios.

• Haz que el evento sea importante comprándole a tu hijo una nueva maleta o un sombrero especial para la guardería.

• Sé honesta con tu hijo e intenta contestar sus preguntas sobre dónde estarás cuando él esté en la guardería.

• Asegúrate de que todas las cosas de tu hijo estén claramente etiquetadas y que él sea consciente de que le pertenecen.

• No envíes un juguete que sea muy especial a la guardería a menos que la persona que esté a cargo la autorice ya que estos juguetes pueden crear problemas entre los niños.

• Asegúrate de empacar una (o dos) muda de ropa completa, en la maleta, los accidentes ocurrirán.

• Trata de hacer que las primeras idas a la guardería sean cortas, por ejemplo, un par de horas estarían bien.

• Cuando lo dejes la primera vez, pasa un poco de tiempo haciendo que tu hijo se incorpore en alguna actividad. Hazle saber a la persona encargada que tienes la intensión de dejarlo y asegúrate de decirle adiós a tu bebé y de irte rápidamente. Extender la despedida puede aumentar la ansiedad de tu hijo.

• Utiliza una frase positiva como: "Voy a trabajar, pásala muy bien, nos vemos pronto".

• Trata de tener algo que hacer después de dejar a tu hijo y así tener en que concentrarse. No te sorprendas si lloras, es normal.

• Dale a tu hijo algún tiempo para instalarse y luego llama a la guardería, esto ayudará a que estés más tranquila.

• Echa un vistazo a nuestra comunidad Huggies y toma algunos consejos de madres que han pasado por lo mismo.

¿Qué opciones tienes?

Guarderías familiares

La guardería familiar es un servicio regulado y acreditado por el gobierno que proporciona experiencias de cuidado y aprendizaje para niños desde el nacimiento y hasta los 12 años dentro de la casa de un cuidador registrado. Los cuidadores son generalmente trabajadores por cuenta propia que trabajan en asociación con un plan de cuidado de la familia administrado por el gobierno local, la iglesia o un organismo comunitario similar. Actualmente, las guarderías familiares cuentan con 12.000 cuidadores y más de 100.000 niños inscritos en toda Australia

Muchos cuidadores de guarderías familiares tienen calificaciones formales y a todos se les ofrecen capacitaciones y oportunidades de desarrollo profesional. Una coordinación local ofrece a los cuidadores capacitaciones y recursos y visitan regularmente los hogares para asegurar cumplan con los estándares gubernamentales exigidos. La coordinación también ayuda a los padres a elegir un cuidador adecuado y que cumple la función de vigilar de cerca el bienestar, el progreso y el aprendizaje de los niños mientras están en la guardería. La coordinación también puede gestionar la atención de respaldo si el cuidador habitual de una familia no se encuentra bien o planea irse.

Un cuidador puede atender de un número limitado de niños:

• Hasta cuatro o cinco niños que no hayan comenzado la escuela. Este límite depende de la legislación estatal o territorial

• Hasta siete niños menores de 13 años, incluyendo los propios.

Este pequeño número permite un cuidado más personal y en un ambiente doméstico. Dado que hay solo unos cuantos niños, la propagación de gérmenes es generalmente menor que en una guardería grande.

Un beneficio de la guardería familiar es que, dependiendo del cuidador, puedes negociar algunos horarios poco habituales como noches, fines de semana, horas después de la escuela e incluso algunas horas durante las vacaciones lo cual es muy útil para las mamás y los papás que trabajan por turnos.

Los costos de una guardería familiar son fijados por los cuidadores y pueden variar según la ubicación, la calificación del cuidador, las horas de atención y la edad del niño. Sin embargo, el rango típico va de $ 4.50 a $ 7.50 por hora. Algunos cuidadores proporcionan alimentos, pañales y transporte por lo que el costo por hora podría incrementarse.

El apoyo financiero está disponible para las familias que usan cuidadores certificados a través del Beneficio del Cuidado de Niños que ser recauda con los Impuestos. (Los residentes de Nueva Zelanda deben comunicarse con Work and Income para obtener más información).

Los cuidadores son visitados regularmente por trabajadores sociales capacitados que realizan sesiones de juego adicionales y ofrecen servicios de biblioteca de juguetes para asegurar que los niños tengan una variedad de juegos estimulantes.

Ponte en contacto con tu plan de cuidado familiar para discutir el tipo de guardería que necesitas. La unidad de coordinación de cuidado diurno familiar te ayudará a encontrar a la persona que mejor se adapte a ti y a tu hijo. También puedes visitar Family Day Care Australia en www.familydaycare.com.au o Freecall 1800 621 218 para obtener más información.

Un sistema similar funciona en Nueva Zelandia dado por la asociación para la educación temprana de la niñez de Nueva Zelandia. Puedes encontrar un proveedor en el sitio web de ECE

Guarderías comerciales

Las guarderías comerciales son empresas operadas por organismos privados o gubernamentales y proveen cuidado durante todo un día normal de trabajo. Las horas de operación van desde las 7:30am hasta alrededor de las 6:00 pm. Sin embargo, cada guardería tiene su propio horario, aunque la mayoría están abiertas 10 horas al día de lunes a viernes. El Departamento de Servicios Comunitarios debe autorizarlos para poder operar.

Las guarderías comerciales no son tantas y están algo distanciadas la una de la otra por lo que es posible que debas poner tu nombre en una lista de espera que puede ser bastante larga. Además, incurrirás en un gasto ya que normalmente hay que pagar unos honorarios por estar en la lista.

Las tarifas variarán mucho entre cada guardería por lo que tendrás que preguntar qué se incluye como parte del servicio. Por ejemplo:

• ¿Se proveerán todas las comidas?

• ¿Están incluidos los pañales en la tarifa o necesitaré proporcionar los míos?

• ¿Necesito proporcionar un juego de sabanas para la siesta?

• Ten en cuenta que en el caso en que llegue la hora de cierre y no hayas llegado por tu hijo, la mayoría de estas guarderías te cobrarán un valor adicional por concepto de recogida tardía. Averigua por adelantado cuál es su política.

Las mamás australianas pueden recibir el Reembolso de Cuidado Infantil a través de su guardería. Esto puede ser como una cantidad diaria o como una suma global al final del año fiscal. Las mamás de Nueva Zelanda pueden ser elegibles para un subsidio para para guardería, pero no es seguro, tendrás que confirmar tu situación con Work and income.

Muchas guarderías atienden niños desde las 6 semanas de edad y hasta los 6 años. Generalmente, los niños están agrupados de acuerdo a su edad y etapa de desarrollo por lo que participan en actividades apropiadas. El número de niños y de personal se supervisan constantemente. Además, se requiere cierta cantidad de personal con calificaciones formales sobre el cuidado de niños. Guarderías de este tipo para niños menores de 2 años son limitadas.

El Consejo Nacional de Acreditación de Cuidado Infantil de Australia es responsable de asegurar que las guarderías mantengan un cierto estándar en el cuidado de los niños y los evalúan a través del Sistema de Mejora y Acreditación de Calidad (Qias). El monitoreo se hace diariamente por el director de la guardería. Adicionalmente y dado que tienen varios cuidadores en un mismo lugar, se hacen continuamente jornadas de realimentación y seguimiento continuo a la interacción de los niños. La mayoría de estas guarderías cuentan con una reserva regular de personal de respaldo para asegurar que la proporción personal/niños se mantenga sin importar las licencias por enfermedad o las vacaciones del personal.

La Oficina de control de Educación de Nueva Zelanda es responsable de asegurar que las guarderías de Nueva Zelanda mantengan ciertos estándares en el cuidado de los niños.

La proporción mínima de cuidadores para los niños es:

• 1: 5 para niños menores de 2 años

• 1: 8 para niños de 2 a 3 años

• 1:10 para niños de 3 a 6 años

Guarderías de cuidado ocasional

Las guarderías de cuidado ocasional son exactamente eso, son lugares para uso ocasional y están disponibles para niños de 0 a 6 años. Muchas mamás usan este cuidado para reuniones casuales, estudio, trabajo casual o simplemente para descansar ocasionalmente de los niños y a menudo es proporcionado por grupos comunitarios, iglesias o consejos locales. El personal de las guarderías de cuidado ocasional no necesariamente está entrenado en el cuidado de niños y algunos pueden ser voluntarios.

La proporción mínima de cuidadores para los niños es:

• 1: 5 para niños menores de 2 años

• 1: 8 para niños de 2 a 3 años

• 1:10 para niños de 3 a 6 años

En algunos casos, pueden servir para aliviar un poco los gastos. Consulta con la Oficina de Asistencia Familiar para obtener más información.

Niñera

El arreglo al que llegues con una niñera es una transacción privada. Las niñeras no tienen que ser autorizadas o aprobadas por el gobierno y como resultado no se puede reclamar ningún reembolso de impuestos.

Este tipo de cuidado significa que tu hijo puede ser atendido en su mismo entorno familiar y permite una mayor flexibilidad en las horas de cuidado necesarias, aunque esto suele venir a un precio mucho más alto.

Muchas personas encuentran útil buscar una empresa que les ayude a seleccionar una niñera para su hijo ya que todas estas agencias asegurarán que sus candidatos cumplen con todas las políticas necesarias para trabajar con niños, además las niñeras tienen que tener un certificado de primeros auxilios y verifican sus referencias. También tratan de hacer coincidir los requerimientos solicitados, haciendo que se reduzca el número personas que tendrás que entrevistar.

Algunos aspectos que tendrás que considerar al contratar a una niñera:

• ¿Estás feliz de que tu hijo viaje en auto con la niñera?

• ¿Proporcionarías un auto a la niñera? y ¿cómo son sus habilidades de conducción? Ve con la niñera a dar un paseo en el auto como parte de la entrevista

• ¿Está la niñera preparada para hacer tareas domésticas sencillas como preparar las comidas?

• ¿Con qué actividades y programas ocupará a tu hijo?

Cuidado en el hogar.

Existe un sistema de cuidado en el hogar disponible en toda Australia que es coordinado y controlado por una agencia gubernamental que ayuda con el cuidado de algunos miembros de la comunidad. El servicio se introdujo en 2001 y el acceso sigue siendo bastante limitado. Para ser elegible de esta ayuda debes estar dentro de alguna de las siguientes categorías:

• No puedes satisfacer tus necesidades del cuidado de niños con uno de los servicios existentes.

• Eres un trabajador por turnos o una familia rural que no puede acceder a los servicios de guardería normales.

• Eres una madre que trabaja después de haber tenido un parto múltiple (3 bebés o más) y no puedes acceder a los servicios de cuidado de niños adecuados.

• Haces parte de una familia donde el padre, la madre o el niño tiene una enfermedad o una discapacidad.

El Reembolso de impuestos por Cuidado de Niños está disponible para este servicio y está sujeto a los ingresos. El ingreso se basa en el ingreso total de tu hogar.

Te puede interesar

Reflujo gastroesofágico en bebés

Hoy les contaré todo lo referente al reflujo en los bebés, motivo muy frecuente de consulta al pediatra, aunque de resolución espontánea en la gran mayoría de bebés.

El reflujo gastroesofágico (RGE) en los bebés puede ser fisiológico(o sea normal) o patológico, caso en el cual se deben realizar pruebas, recetar medicación y en algunos casos incluso realizar cirugía, aunque es poco frecuente en los bebés.

¿Qué es el reflujo?

Es cuando el contenido gástrico (leche o alimentos) retorna del estómago hacia el esófago y es expulsado ya sea por vómitos (expulsión vigorosa del contenido gástrico)  o regurgitación (cuando la leche es expulsada suavemente por la comisura labial), llamada también agrieras o agruras en algunos países.

¿Porqué se produce el reflujo en bebés?

Se produce cuando el esfínter esofágico inferior (que es el músculo entre el esófago y el estómago) no se cierra adecuadamente, generalmente por inmadurez propia de la corta edad del bebé, y al no "cerrar bien " permite que la leche retorne al esófago y sea expulsada.

 

¿Cuáles son los principales síntomas de reflujo en bebés?

  • Vómitos o regurgitaciones frecuentes.
  • Irritabilidad, sobre todo después de comer.
  • Dificultad para dormir bien.
  • Cólicos más intensos y prolongados en tiempo (hasta 3 horas).
  • Tos, sensación de ahogo, problemas respiratorios frecuentes junto con sibilancias.
  • Rechazo a la comida.
  • Pérdida de peso o problemas para ganarlo.
  • Arquear pronunciadamente la espalda tirando la cabeza hacia atrás cuando está comiendo o justo después.

¿Qué tan común es el reflujo en los bebés?

El RGE es muy común en los bebés. Tiene su pico máximo entre el primer y el cuarto mes de edad, pero tiende a resolverse aproximadamente a los seis meses, cuando el bebé inicia sus primeras papillas, su postura se vuelve más erguida y domina mejor su tronco. Pero en algunos niños, el reflujo puede perdurar hasta los 18 a 24 meses de edad.

 

¿Cuál es el tratamiento del reflujo?

Normalmente las mamás y papás acuden con preocupación porque sus bebes botan la leche. Como pediatra lo primero que hago es calmarlos y explicarles que si sus hijos vomitan o regurgitan pero suben de peso y talla de manera normal, si son bebés felices e incluso después de vomitar quieren seguir tomando leche, pueden estar tranquilos, a un bebé así lo denominamos como " el vomitador feliz" donde lo único que debemos hacer es esperar a que el esfínter madure con la edad y los vomitos se detengan. Pero si por el contrario, un bebé con reflujo no gana peso o incluso lo pierde, si es muy irritable, si presenta arqueamiento de la espalda durante o después de comer, si rechaza la leche o presenta cuadros de sibilancias (silbido en el pecho) frecuentes, se debe poner en tratamiento terapéutico cuanto antes.

 

¿Medicamentos para el reflujo en bebés?

Para el reflujo se recomiendan desde fórmulas espesadas (aún en discusión), pasando por adoptar ciertas posturas, - y en este punto quiero recalcar que los bebés antes de los seis meses siempre deben dormir boca arriba para disminuir la posibilidad de muerte súbita- también se emplea medicación como inhibidores de la bomba de protones (IBP) siendo el Omeprazol el más usado en los bebés, que actúa reduciendo la cantidad de ácido del estómago. También están los bloqueadores H2 como la Ranitidina que bloquean la producción de ácido; los procinéticos como la domperidona que ayudan a mejorar la tonicidad del esfínter esofágico para que el contenido estomacal sea vaciado con más rapidez. Y finalmente, si se han agotado todos los tratamientos médicos y el bebé aún no gana peso ni talla, además de otras complicaciones, se opta por un procedimiento quirúrgico llamado fundoplicatura.

Algunas recomendaciones para evitar o disminuir el reflujo:

  • Evitar alimentar al bebé con grandes cantidades y hacerlo en porciones más pequeñas y más frecuentes.
  • Hacer eructar al bebe después de alimentarlo.
  • Mantener al bebé en posición vertical al menos 30 minutos después de alimentarlo.
  • Consultar con el pediatra si es recomendable espesar la leche con algún cereal o cambiar a una fórmula antireflujo.

Tambien te puede interesar: ¿Cómo alimentar a un bebé con reflujo?

Mi recomendación es que siempre que un bebé vomite con cierta frecuencia hay que consultar con el pediatra, ya que aunque en la mayoría de casos el reflujo en bebés será pasajero y mejorará conforme crezca e inicie sus primeras papillas, en algunos bebés será necesario investigar otras enfermedades subyacentes y quizás remitirlo a un gastroenterólogo pediatra.

Dr. Fernando Sumalavia González

Pediatra

 

 

Te puede interesar